Miedo
Se ha vuelto una sombra pegada a la espalda,

a veces te despierta a media noche con un sobresalto
Te habla al oído diciendo:

Eres débil, no eres suficiente
No vas a lograrlo, deja de soñar

El miedo vuelve a casa una y otra y otra vez,

se mete al espejo para gritarte
¿quién te crees que eres?
Nada de lo que te pongas o hagas hará que te sientas mejor…

Lo más doloroso es que a veces comienzas a creer en todos sus cuentos y por un instante…

dejas de creer en los tuyos.

Caes en una profunda tristeza
haces como si no pasara nada aún que esté pasando todo,
tratas de evadirlo volviéndote parte de un mundo de zombies que corren de un lado a otro

buscando la felicidad instantánea, el ángulo perfecto,

todo hacia afuera y nada hacia adentro y sin darte cuenta…
te olvidas de quién eres .

Pero llega un día

en el que si estás atento logras escuchar a  la voz del corazón que te grita desesperado
te dice que las cosas que realmente importan son las que no podemos ver,

que los fracasos y las heridas te han vuelto más fuerte,

que la vida se mide en besos y en las veces que has dicho “te quiero”

Volteas a tu al rededor y descubres que estás conectado a millones de seres iguales a ti,

con los mismos temores y los mismos deseos,

entiendes que todos vamos corriendo en la misma jungla tratando de salvarnos y no estás solo.

¿Y sabes qué?
Al diablo con lo que piensen
Al diablo con quedarte donde no eres feliz
Al diablo con  los complejos
Al diablo con ser la víctima

¿Lo puedes ver ahora?

Es momento volver a creer e ti.

Ya no hay tiempo de perder el tiempo

Al diablo con el maldito miedo.

 

 

#AlDiablo